Declaración conjunta con mensaje de paz y tolerancia (20/09/2012)

Bruselas, 20 de septiembre de 2012

 

Declaración conjunta de la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, el Secretario General de la OIC, el Secretario General de la Liga Árabe, y el Presidente de la Comisión de la Unión Africana para la Paz y la Seguridad

 

Como representantes de cuatro organizaciones regionales, queremos enviar hoy un mensaje de paz y tolerancia.

Compartimos un profundo respeto por todas las religiones. Estamos unidos en nuestro convencimiento de la importancia fundamental de la libertad de culto y la tolerancia. Condenamos cualquier apología del odio religioso que incite a la hostilidad y la violencia. Aunque reconocemos plenamente la libertad de expresión, creemos en la importancia de respetar a todos los profetas, independientemente de la religión a la que pertenezcan.

La congoja de los musulmanes por la producción de la película en la que se insulta al Islam, la difusión en internet de un tráiler de la misma y otros actos similares, es compartida por todas las personas y comunidades que se oponen a que la religión sea utilizada para alentar la provocación, la confrontación y el extremismo. Condenamos cualquier mensaje de odio e intolerancia.

Sabemos que el comportamiento de pequeños grupos de personas no representa a las comunidades a las que pertenecen, pero el daño que pueden causar puede ser considerable. Debemos lograr que los últimos acontecimientos no afecten a las relaciones de confianza y respeto que hemos ido tejiendo a lo largo de tantos años entre nuestros pueblos, comunidades y Estados. La comunidad internacional no puede convertirse en rehén de los actos cometidos por extremistas de ambos bandos.

Condenamos los recientes ataques a las misiones diplomáticas con el trágico balance de pérdida de vidas humanas. La violencia no puede tener cabida en nuestras sociedades. Las manifestaciones ofensivas no pueden tener como respuesta actos violentos, ya que únicamente servirán para generar una espiral de brutalidad de la que todos sufriremos. La razón debe prevalecer sobre la ira. Por eso, hoy, hacemos un llamamiento para que se ponga fin a la violencia, allí donde se haya producido. Invitamos a la paz y a la contención.

Reiteramos nuestro firme compromiso para adoptar medidas adicionales y trabajar en pos de un consenso internacional sobre la tolerancia y el pleno respeto de la religión, en particular sobre la base de la Resolución 16/18 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Hacemos también un llamamiento a todos los líderes, ya sean políticos, laicos o religiosos, para que promuevan el diálogo y la comprensión mutua. Proseguiremos nuestros esfuerzos para demostrar que lo que nos une, por encima de regiones y religiones, es mucho más de lo que nos separa.

La única respuesta a la oscuridad de la intolerancia y la ignorancia es la luz del respeto mutuo, la tolerancia y el diálogo.