Energía

El incremento de la demanda de energía, la volatilidad de los precios, los cortes en el suministro y el deseo de minimizar el impacto medioambiental hacen que para la UE sea esencial contar con una estrategia clara en materia de energía. El resultado es una política articulada en torno a tres ejes: seguridad de suministro, competitividad y sostenibilidad.

Objetivos de la UE

La política se basa en lo que se conoce como los objetivos “20-20-20”, que deben cumplirse para 2020:

  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE al menos en un 20% con respecto a los niveles de 1990.
  • Garantizar que el 20% de la energía que se consume en la UE proceda de fuentes renovables.
  • Reducir el consumo de energía primaria en un 20% en comparación con los niveles proyectados, mediante la adopción de medidas de eficiencia energética.

Los líderes de la UE también han ofrecido a reducir en mayor medida las emisiones de la UE (en un 30%) a condición de que otros grandes emisores —países desarrollados y en desarrollo— se comprometan a hacer esfuerzos similares.

La estrategia 20-20-20 se complementa con la “Hoja de ruta 2050”. Este documento presenta diferentes escenarios y establece distintas vías para alcanzar los objetivos. La Hoja de ruta se enmarca dentro de la estrategia a largo plazo de la UE para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 80% y un 95% con respecto a los niveles de 1990, en el horizonte de 2050, garantizando el suministro y manteniendo la competitividad.

Acuerdos e iniciativas internacionales

Para garantizar la seguridad del suministro, la UE mantiene una serie de acuerdos con países terceros, que abarcan desde acuerdos bilaterales de suministro hasta acuerdos específicos de cooperación energética, pasando por tratados multilaterales. Se han entablado negociaciones con Rusia, Noruega, Estados Unidos, la India, China y la OPEP. Se están construyendo o se está valorando la construcción de nuevos gasoductos, como el TANAP (Trans-Anatolia Gas Pipeline), que transportará gas desde Azerbaiyán a la UE.

La UE también está fomentando el acceso a las energías sostenibles fuera de sus fronteras. El Centro de Energía Limpia Europa-China apoya al gobierno chino en su esfuerzo de crear un sector energético más sostenible, eficiente y respetuoso con el medio ambiente. La Comisión Europea también ha puesto en marcha una iniciativa para garantizar el acceso universal a la energía para 2030.

La energía en la UE

La UE quiere integrar por completo los mercados energéticos internos de sus Estados miembros para 2014, a fin de ofrecer tanto a los consumidores como a las empresas más y mejores productos y servicios, una mayor competencia y un suministro más seguro. Con el fin de aumentar la eficiencia, la Comisión Europea ha propuesto medidas centradas en los sectores del transporte público y la construcción, que son los que concentran el mayor potencial de ahorro.

En la UE existen 147 reactores nucleares dedicados a la generación de energía. En 2011 se llevaron a cabo “pruebas de estrés” en todos ellos y se elaboró un informe con recomendaciones sobre áreas de mejora de la seguridad. La decisión de realizar estas pruebas se tomó como consecuencia del accidente de Fukushima, en Japón, derivado de la acción combinada de un terremoto y un tsunami.