Descripción

La UE y Honduras mantienen el compromiso de trabajar conjuntamente para erradicar la pobreza, crear empleo e impulsar un desarrollo justo y sostenible, lo cual incluye, en particular, la reducción de la vulnerabilidad de Honduras a los desastres naturales, a través de medidas de reducción del riesgo de desastres, y la conservación y protección de los bienes de interés público, como el medio ambiente, el clima y la biodiversidad.

Asimismo, la UE y Honduras reconocen la importancia de promover la estabilidad, la seguridad y la justicia, incluida la lucha contra el tráfico de drogas, la delincuencia organizada y la corrupción. Para la UE es importante ayudar a Honduras a construir unas instituciones más sólidas e independientes, más capaces de dar respuesta a estos problemas, y a conseguir un mayor nivel de participación de los ciudadanos en el proceso democrático, especialmente de los grupos vulnerables, como las mujeres, las minorías étnicas, los jóvenes y la población rural.

Estos objetivos comunes se tratarán de alcanzar mediante el diálogo político, la cooperación y el comercio, los tres pilares del Acuerdo de Asociación.

Desde la Declaración de Estocolmo de 1999, que cubría aspectos tales como la reconstrucción, la gobernanza, los derechos humanos y la eficacia de la ayuda, se han desarrollado planes de acción conjunta estructurados, acordados entre Honduras y sus donantes. Desde 2010, el Plan de Nación 2010-22 proporciona un marco actualizado para coordinar todos los esfuerzos, incluyendo un Consejo de Plan de Nación, y constituye la base del Programa Indicativo Plurianual actual.  Más información se puede encontrar aquí.

 

 

Complejo de aguas residuales, Tegucigalpa

Proyecto PRRAC-ASAN